23.03.2010

7 mejores vinos para reconquistar a una ex-novia

Cuando tu vida amorosa pende de un hilo, un buen vino puede hacer la diferencia.


Todo se complica cuando hay que decir cosas importantes. Ahí, entre silencios y palabras difíciles, las reconciliaciones entre novios y novias navegan sus momentos más cercanos al naufragio. Cuando eso sucede, no hay nada mejor que tener a mano un buen vino para luchar contra la tempestad. ¿Pero qué vino? Entre los nervios y la presión, la decisión se complica. Desde Planeta JOY queremos darte una mano. Empecemos por algunos preceptos básicos que debe cumplir un vino por la reconquista:

Que tenga historia: lo ideal es elegir un vino que sea común a ambos.

Que sea para ella: Nada de elegir un tinto robusto que a vos te encanta porque le encontrás descriptores-para-todo menos para los gustos de tu chica.

Que sea un vino simple: es preferible elegir vinos suaves, fáciles de beber. Pensá que si la charla se pone áspera, pasar alguna lágrima con un tinto duro equivale a declarar vacante tu lugar de novio.

Que sea poco conocido: no pueden ser el vino que ella compra en el supermercado. La idea es que la muchacha perciba que has pensado en ella al momento de plantearle una reconciliación.


LOS VINOS
Atentos a que en estos momentos es difícil seguir pensando, nos adelantamos a tus necesidades y te recomendamos siete vinos que, seguramente, te ayudarán a reconquistar a tu chica.

1. Vinos que denoten esfuerzo. Te tomaste el 57, caminaste por la Panamericana, llegaste a Pilar y fuiste a la vinoteca Cavas de Autor. Ahí encontraste la cosecha de un vino especial, como por ejemplo Filósofos 2003 ($150). Un vino así, acompañado del relato de las penurias que viviste para conseguirlo, es la puerta a una reconciliación segura. Y sino, al menos nadie te acusará de que no le pusiste ganas.


2. Vinos en cantidad, para reconciliaciones largas. Tenés que rever los tres años que estuvieron en pareja porque siempre hubo algún palo en la rueda. Ahora, frente a frente, hay tanto de qué hablar que la conversación promete extenderse más que una discusión entre Woody Allen y Mia Farrow. Para esas charlas acaloradas, que van del living a la cocina, de la cocina al baño, y alteran gritos y susurros, abrazos e insultos, nada mejor que una botella mágnum, de litro y medio. El gran Malbec 2004 de Lagarde ($95) es la elección: el vino es sutil, como para que nadie note que avanza.

3. Vinos difíciles para novias difíciles. Digamos que hay novias Merlot y novias Pinot Noir. Estas últimas son claramente más difíciles de llevar que las primeras. Son caprichosas, pero a vos te gusta que hoy te dé lo que mañana te quita, y todo con esa franqueza que sólo una novia Pinot Noir puede tener: lavada de cara, pero con carácter indeleble. A ellas, el Barrel Fermented de Schroeder 2007 ($78). Ahí tenés una combinación fatal de textura suave, sabor frutado y rico, con final grato. No fallará.

4. Vinos dulces para novias despechadas. Acá no hay dudas: Malamado ($68). Este Malbec tipo oporto desarrollado por Familia Zuccardi conquista corazones de inmediato. El nombre es de lo más propicio y el vino un convincente tinto fuerte y dulzón, que resiste al paso del tiempo y que a ellas les encanta porque resume un poco lo que sienten cuando dan un paso reconciliatorio. En JOY conocemos pocas mujeres que se negarían a un trago de Malamado.

5. Vinos neutrales para hacer las paces. Si las cosas vienen más o menos bien y la charla es casi una formalidad, estos vinos funcionan como los tratados de paz. O sea, nada demasiado jugado, como tal vez algún Malbec de paladar evolucionado. Vino rico que no le suma estridencias ni le quita protagonismo a la reconquista. Un vino que no ocupe otro lugar que el de fiel compañero y combustible del encuentro. Por ejemplo, Weinert Malbec 2004 ($45).

6. Vino caro y blanco en un restaurante caro e íntimo. El despilfarro no es lo mejor para un ex novia que te quiere por cómo sos, pero puede ayudar a despejar dudas sobre lo que significás en términos de futuro. Para que se sienta verdaderamente agasajada, ella tiene que saber que lo que estás haciendo sólo lo hacés por y con ella. Como reservar una mesa en Nectarine y pedir un Gala 3 2006 de Luigi Bosca ($110 en vinotecas, más del doble en cartas de restaurante). Y si eso no funciona…ya nada funciona.

7. Vino espumante para jugarse la vida. Ya lo dijo Napoleón Bonaparte, “en la victoria uno merece el champagne y en la derrota lo necesita”. Hay que poner la botella en la frapera, descorchar y que sea lo que Dios (o mejor dicho, lo que ella) quiera. Si la idea le gusta, brindará con vos: victoria. Si no le gusta, se irá a su casa y entonces, derrota: te lo bajás solito. Un nombre sugerente para el momento sería Eternum, de Chandon ($145), que además de ser un excelente espumante galvaniza con la marca lo que intentás decir.


Por Joaquín Hidalgo 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios

más leidasmás comentadas