Planeta JOY

28.07.2017

Los 6 errores más comunes a la hora de preparar café

Son detalles, pero pueden afectar el sabor de tu despertador líquido. Te contamos cómo solucionarlos.

comentarios (0)

La perfección está en los detalles, una máxima que también aplica al café que preparás en tu casa. ¿Alguna vez no salió como lo esperabas? Quizás estés cometiendo alguno de los errores más comunes al hacer esta infusión.

Para profundizar sobre este tema y para saber cómo solucionarlos, Planeta Joy habló con Leticia Aguiar, Coffee Ambassador de Starbucks Argentina.

LOS 6 ERRORES MÁS COMUNES A LA HORA DE PREPARAR CAFÉ
Comprar una variedad de café sin pensar en el gusto personal y preferencias 
El sabor puede variar a partir del tostado y los lugares de preferencia. Es importante tener en cuenta este punto para elegir el ideal de acuerdo a tu gusto.

Recalentar el café en el microondas 
Hacerlo cambia la composición química y deteriora la calidad de la bebida. Por eso, siempre se recomienda tomarlo en el mismo momento en el que se prepara. 

Guardar el café en la heladera
Siempre debemos pensar al café como un producto fresco. Sus enemigos son el oxígeno, el calor, la luz y la humedad. “Por eso nunca se debe guardar el café en la heladera ya que la humedad se condensará en el café cada vez que el recipiente se abra y de este modo, perderá su sabor”, dijo Leticia.

Se recomienda guardar el café en un contenedor tapado, opaco, a temperatura ambiente y utilizarlo dentro de la primera semana de haberlo abierto. “Los paquetes de café de Starbucks poseen una tecnología especial, llamada Flavorlock™, que permite que el café conserve su sabor protegiéndolo de los enemigos mencionados anteriormente”, indicó la especialista. 

No cuidar el agua con la que lo preparamos
“Lo ideal es prepararlo con agua filtrada. ¿Por qué? Porque el café es 98% agua, lo que hace imprescindible que esta sea limpia y fresca”, explicó Leticia Aguiar. Otro tip para tener en cuenta es el de la temperatura: la extracción completa del café ocurre cuando el agua está entre 90ºC Y 96ºC.

Descuidar la proporción
“La relación entre la cantidad de café molido y la cantidad de agua es clave”, contó la especialista, a lo que agregó: “se debe tener en cuenta que si se utiliza menos cantidad de la sugerida (10 g de café molido cada 180 ml de agua), el resultado que se obtiene es el de una taza amarga debido a que mucha cantidad de agua tiene que pasar por el café molido, extrayendo así componentes indeseados. Al utilizar mucho café se obtiene una taza por demás extraída”. ¿Querés un café más suave? Añadí agua luego de tenerlo preparado o elegir un café más suave.

Usar el molido incorrecto
“Un molido fino produce un café amargo y uno muy grueso aguado. No todos los métodos de preparación necesitan el mismo molido”, explicó Leticia. El molido apropiado se determina por el equipo a utilizar. Así, el grueso es para la cafetera de émbolo, el medio para el filtro y el fino, para el espresso.